Mal olor en el baño, de dónde viene y cómo eliminarlo.

Hace un par de semanas se puso en contacto con nosotros una vecina de Madrid para pedirnos opinión profesional sobre un problema con el saneamiento del edificio, ya que a raíz de unas obras de ITE realizadas hace unos años nota mal olor en el baño de su vivienda.

Tras realizarle un informe completo sobre el origen del problema y las posibles soluciones hemos pensado escribir un pequeño artículo para que todos los que tengáis un problema similar sepáis cómo actuar.

Para no extendernos mucho vamos a hablar directamente de dónde surgen los malos olores y qué podemos hacer dentro de nuestra propia vivienda, y en una segunda parte del artículo comentaremos qué podemos hacer fuera, en la instalación comunitaria…

Mal olor en el baño… ¿de dónde viene?

En primer lugar aclarar que normalmente el típico olor de saneamiento (de alcantarilla o cloaca, como lo llaman algunos) sólo puede provenir de la bajante. Es la única tubería que, más tarde o mas temprano, conecta con la red general de saneamiento, donde como es lógico existen esos olores tan… característicos.

Otra cuestión es por dónde puede “escaparse” este olor. Y, claro, la respuesta es por cualquier poro, fisura o abertura que conecte con la red de saneamiento y no esté protegida por un sifón (un poco más adelante explicaremos en qué consiste). Así que lo primero será comprobar los siguientes puntos:

  • Estado de las juntas entre los sanitarios y el solado, sellando con masilla o silicona si no existe, es deficiente o se encuentra agrietado.
  • Estado de la junta entre el inodoro y el manguetón si no está oculta en la pared.
  • Estado de la junta de goma del bote sifónico.

La importancia del sifón

Sifón individual.Tras comprobar los puntos anteriores tenemos que explicar qué es el sifón o cierre hidráulico… muy sencillo, es el mecanismo por el cual, gracias a la presencia permanente de agua en un punto determinado de la red de tuberías, se evita que el mal olor salga por desagües y rebosaderos.

El funcionamiento se puede ver en la imagen de la izquierda. Supongamos que el punto A es la bajante y en el punto B hay un lavabo. La propia forma de la tubería (existen otros mecanismos, como veremos, para producir cierre hidráulico) hace que siempre se quede acumulada una cantidad de agua que impide que el aire existente en el interior de la bajante salga por el desagüe del lavabo (en este caso por el punto B).

Esto que hemos visto es un cierre hidráulico o sifón individual típico, como el que podemos encontrar en muchos lavabos, bidés, fregaderos… pero existe otro tipo de sifón utilizado en los baños, el bote sifónico. De hecho, una instalación típica de un cuarto de baño suele tener el siguiente esquema:

Esquema cuarto de baño.

Como se puede ver al bote sifónico se conectan elementos que casi siempre tienen un sifón individual (como el lavabo) y otros que no siempre lo tienen (como las duchas), actuando de sifón general antes de unirse al manguetón del inodoro y a través de este a la bajante. Una imagen más real de todo esto, vista desde abajo, podría ser esta:

Esquema cuarto de baño.

Mal olor en el baño por desifonamiento

El problema del desifonamiento se resume básicamente en que el bote sifónico se queda sin agua… y claro, al quedarse sin agua el aire de las tuberías puede salirnos por cualquier desagüe o rebosadero. En la siguiente imagen se ve perfectamente, se trata de que siempre haya agua entre la entrada del bote sifónico (izquierda) y la salida del mismo (derecha), ya que de lo contrario por la salida entraría aire viciado de las bajantes de saneamiento.

Bote sifónico.

El fenómeno del desifonamiento (cuando el bote sifónico se queda sin agua) se puede dar principalmente por dos causas:

Desifonamiento por evaporación

Esta es la más común, y es que en épocas calurosas si no se usan con frecuencia los sanitarios que suministran agua al bote sifónico (lavabo, bidé y ducha habitualmente) el agua que queda en el bote puede evaporarse. Sobre todo si la cantidad de agua que queda es escasa (esto se conoce como poca altura de sifonamiento).

Por tanto es bastante normal que a la vuelta de un par de semanas de vacaciones, en verano, notemos algo de mal olor en el baño… probablemente se haya evaporado el agua del bote y esté saliendo algo de olor por los desagües, solucionándose al empezar a usar el cuarto de baño.

En este caso la solución será aumentar la altura de sifonamiento, normalmente cambiando o modificando el bote sifónico, de tal manera que exista un mayor cierre hidráulico. De esta forma el bote no se secará, por lo que el mal olor no podrá salir de la bajante y llegar a nosotros.

Desifonamiento por falta de ventilación en la bajante (por pistón o sobrepresión)

Este efecto es algo más complicado ya que el desifonamiento se produce por sobrepresión en la bajante, debida normalmente a una deficiente ventilación. Para evitar este problema existen dos soluciones: aumentar la altura de sifonamiento, como hemos explicado para el caso anterior, o mejorar la ventilación de la bajante.

El tema de la ventilación de las bajantes lo hemos tratado en un segundo artículo ya que afecta a una parte comunitaria de la instalación de saneamiento (la bajante) y no siempre tiene fácil solución.

Esperamos haberos dado algunas ideas sobre el porqué del mal olor en el baño, y como siempre recordaros que estamos a vuestra disposición a través del correo info@pasarlaite.com y en nuestras páginas de facebook, twitter y google, donde cada día enlazamos información sobre la ITE y la rehabilitación de edificios… os esperamos!

Otros artículos relacionados:

Ventilación primaria y secundaria de bajantes

Red de saneamiento, mal olor y otros problemas